Gerardo Cantú

Una pintura precedida por un dibujo de poderosas líneas hacen de cada uno de sus temas una sorpresa estética. A lo largo de varias décadas, su obra de intensa dimensión estilística ha merecido el reconocimiento de las instituciones culturales y los coleccionistas.

La escritora Alaíde Foppa, desaparecida hasta el día de hoy, veía en la pintura de Gerardo Cantú no sólo una gran riqueza cromática sino imaginativa y poética. “Pocos artistas –escribió se atreven a hundir las manos en este mundo bueno y malo que los rodea y a sacar de él lo que encuentren, todo depende de las manos de la imaginación. Gerado Cantú está entre esos pocos”.

En su trayectoria se registra numerosas exposiciones colectivas e individuales; entre estas últimas, cabe mencionar: “Círculo 2”, Madrid, España; “El circo y otras maromas”, Galería Edgard Munch, México, D.F.; “Retrospectiva de grabado”, Bombay, Bophal, Delhi, India; “Luz y color del tiempo”, pinturas, Casa de la Cultura, Monterrey, N.L.; “Luz y color del tiempo”, Palacio de Minería, México, D.F.; “Variaciones sobre un mismo amor” Palacio de Bellas Artes, México, D.F.; “Pintura, dibujo y grabado”, Instituto Cultural Vito Alesio Robles, Saltillo, Coah.

Entre los reconocimientos de que ha sido objeto la obra de Cantú, puede mencionarse los premios de pintura y grabado del Salón de la Plástica Mexicana.

Gerardo Cantú nace en Nueva Rosita, Coahuila, en el año 1934. Estudia pintura en el Taller de Artes Plásticas de la Universidad de Nuevo León y posteriormente en la Escuela de Pintura y Escultura del INBA (La Esmeralda) en la ciudad de México. Cursó estudios de pintura, además, en la Academia Carolina de Praga, Checoslovaquia.

Volver