Gustav Klimt

LA DAMA DE ORO DE GUSTAV  KLIMT

 A la fama de Gustav Klimt, el gran pintor vienés,  se añade ahora el film La Dama de Oro dirigido por Simon Curtis. El film da a conocer al gran público varias historias relacionadas con una de las obraGK_IMG_1F s mMWM05111ás representativas de
Klimt:  “El Retrato de Adele Bloch-Bauer”.

Lo cautivador del relato, objeto de varias obras literarias, es que cuenta el origen legendario de la pintura, una historia de arte y de amor; las atrocidades cometidas por los nazis durante la Segunda guerra mundial; el robo por los militares alemanes de numerosas obras de arte a familias judías, entre las cuales se hallaba la de Adele, una de las mujeres pertenecientes a la alta sociedad vienesa, realizada por Klimt.

El famoso retrato, junto con otras obras de este mismo artista, fue restituido a la familia Bloch-Bauer mediante un juicio interpuesto por María Altmann, sobrina de Adele, con la ayuda del abogado Randol Shoenberg, pariente del reconocido músicoemili Floge_045_R Arnold Shoenberg. De esta manera se actualiza la biografía de Gustav Klimt y de las relaciones sentimentales y de intenso erotismo que tuvo con las mujeres que le sirvieron de modelos (Adele, Amalie Zuckerkandl, Herma, Emilie Flöge, Elisabeth Bachofen-Echt y otras) y cuyos retratos condensan, estilizados, esa fuerza. Al fin y al  cabo, tales obras de Klimt, si bien son sentidas por su pueblo como una pérdida,  se ha convertido sin duda en patrimonio plástico de la humanidad.  El valor artístico de “El Retrato de Adele Bloch-Bauer” es mayor al valor comercial que se pagó por él en una subasta: 135 millones de dólares.  Para Ronald S. Lauder, hijo de la legendaria dueña de la firma de cosmetología Estée Lauder, su adquirente, la obra es la Mona Lisa de su fundación y del Neue Gallery de Nueva York. Paradójico cambio de manos. Lauder es también judío, pero de origen alemán.

 

Volver