Esther González

LAS METAMORFOSIS DE ESTHER GONZÁLEZ

 

"Virgen con niño" óleo/tela 40 x 50 cm “Virgen con niño” óleo/tela 40 x 50 cm

Sólo una relación de total compromiso artístico con la propia obra puede llevar a una búsqueda intensa y por desfiladeros, tanto estilísticos como temáticos, semejante a la que ha realizado Esther González en el sobrio y a la vez grávido conjunto de sus pinturas de tema y estilo románicos.

La recuperación de una etapa social y

estética como es la del arte medieval –o, como se le ha denominado más específicamente, arte románico– es una empresa que implica un conocimiento profundo de esa etapa cuyos cambios usualmente no se tienen en cuenta.  Al recrear los diferentes estilos y tendencias  del arte con el cual la cristiandad se identificó fuertemente a lo largo  de casi 500 años, la artista produce una síntesis en la que mantiene, como signo distintivo, la pasión. En algunos de sus cuadros se remonta a rasgos de la pintura pre-románica; en otros extrae lo más destilado del arte bizantino, sin duda la cumbre de esa etapa del arte occidental, y en algunos más sus "Estudio de niño Bizantino" Óleo/Tela 40 x 50 cm.
características ya cercanas al Renacimiento. Pero lo más significativo de sus imágenes del Pantocrátor, de sus Cristos, sus madonas,sus vírgenes, apóstoles, ángeles y santos es que en ellas hay algo nuevo, muy distinto de sus referentes.  Se trata de una iconografía antigua de factura contemporánea, que nos mueve a repensar y a ver más de cerca lo que vieron, y ahora compartimos, los habitantes de todo un milenio entre Europa, Asia y el norte de África.

 

 

Volver