Rusia, arte y futbol

RUSIA, ARTE Y FUTBOL

El futbol ha permitido que las élites rusas tengan un amplio contacto con occidente. El propósito lo inició Catalina II la Grande, y en general los Romanov; después, con intermitencias, el régimen socialista. También, en su nueva etapa, Gorbachov al frente de la perestroika y la glasnot, y ahora Putin, que ha establecido nuevas relaciones, sobre todo con el gobierno de Donald Trump.

La legendaria Rusia, mediante la Copa Mundial, ha logrado que ese viejo propósito lo compartan no sólo las élites sino una buena parte de las clases medias occidentales y el pueblo ruso. A los visitantes les ofrece, además del popular deporte,  tesoros arquitectónicos, monumentales y artísticos; sobre todo en sus museos. Algunos albergan distintos aspectos de la historia rusa, y varios de ellos, dedicados al arte donde, a través del tiempo, la admiración de Catalina la Grande por el arte de occidente se ha condensado en soberbios edificios que guardan, tanto obras de arte propias, como del arte occidental.

El Museo Pushkin de Bellas Arte, el Museo de l’Hermitage de San Petersbrgo, el Museo de Arte Moderno de Moscú son custodios, entre numerosos de ellos (públicos y privados), de valiosas obras de arte e inagotables colecciones de sello clásico.

 

Volver